El mes de junio es uno de los meses más significativos del año en muchos sentidos: en muchas órdenes religiosas y congregaciones, es el momento en que se hacen públicos los nombramientos, los cambios de comunidad e incluso las renuncias o adhesiones de nuevos hermanos y hermanas. Para muchas personas, junio es el momento de echar la vista atrás y fijarse en todo lo que ha supuesto este curso académico (retos superados, objetivos conseguidos, metas alcanzadas…) y todo lo que queda pendiente para el próximo año.

Sin embargo, debemos decir que litúrgicamente es un tiempo interesante puesto que suele estar cerca del final del tiempo Pascual y marca el inicio del Tiempo Ordinario. Atrás quedan esos días de Semana Santa en el que celebramos con fuerza que Cristo vence a la muerta y da su vida para que nosotros tengamos en abundancia. Han sido 50 días de alegría, de renacer y de impulsar, desde el Espíritu todo lo que nos quedaba de curso. Pero es que al igual sopla el Espíritu Santo; el cansancio acumulado, la rutina pesada, el cambio de temperatura y las ganas de vacaciones van en crecimiento.

Es por todo ello, que en junio los cristianos no debemos de olvidar que:

 

  • La fe no debe quedarse aparcada en verano. La oración, los sacramentos y la comunidad no deben quedar relegados a una parte más de mi rutina escolar y en el olvido del tiempo estival. Debemos encontrar

  • fórmulas y soluciones de cara a seguir trabajando y profundizando nuestras opciones cristianas en el tiempo vacacional.
  • Es momento de proyectarse y de buscar nuevos retos. El tiempo de junio nos ayuda a revisar cómo ha ido este curso escolar, a hacer resumen del año, pero eso nos tiene que ayudar a nosotros a plantearnos como ser nuestra mejor versión al curso siguiente. Muchos grupos y movimientos de Iglesia aprovechan para evaluar, revisar y proyectarse durante estos meses. Nosotros debemos buscar de qué manera este año me ha supuesto un aprendizaje para el curso que viene.
  • Es momento de acoger y sentirse acogido. Al haber cambios, mudanzas y movimientos y a las personas que vengan y aparezcan a nuestra vida. Seguramente la actitud de acogida es la que más nos debe acompañar junto a la de paciencia, sentido y razón.
  • De salir, de caminar, de hacer ruta, de vivir experiencias. En el mes de junio se preparan los campamentos, las colonias, las rutas y las actividades de verano. Actividades que nos pueden ayudar a seguir avanzando y a seguir proponiendo caminos de fe, de discernimiento y de vocación.

Y para ti, ¿de qué es junio?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información/

ACEPTAR
Aviso de cookies