El Evangelio de Marcos empieza a narrar la vida pública de Jesús con la siguiente explicación: «marchó Jesús a Galilea; y proclamaba la Buena Nueva de Dios: “El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca; convertíos y creed en la Buena Nueva.”» (Mc 1, 14-15)

La primera presentación de Jesús es muy importante para el evangelista porque marcará una pauta a lo largo del relato. I esta primera presentación se centra en una misión que Jesús considera fundamental: el anuncio de la buena Nueva de Dios.

Para el pueblo judío, la buena noticia hace referencia a la acción salvífica de Dios que tenía que manifestarse de una manera definitiva en el Israel escogido. El tiempo de crisis del exilio en Babilonia será un momento clave para profundizar en la fidelidad de Dios y, a la vez, en la respuesta del pueblo que tiene que abrir su corazón a la esperanza. Llegará un día en que Dios reinará cómodamente en la tierra, un día en que el mal será vencido y cada hombre y cada mujer podrán ser i actuar según los designios creacionales, haciendo posible así una humanidad plena y desbordante.

En Jesús se cumplen estas expectativas. Por eso, todo lo que Él hace y dice tiene como trasfondo el anuncio del Reino. Las curaciones, las controversias, las catequesis que se irán aconteciendo tienen como único fundamento y única finalidad el anuncio de esta acción salvífica de Dios. Interpretarlos desde otra perspectiva seria desenfocarlos.

Por eso, Jesús, cuando las multitudes lo buscan por sus dotes curativas, les dice a sus discípulos: «”Vayamos a otra parte, a los pueblos vecinos, para que también allí se predique; pues para eso he salido.”» (Mc 1, 38), Jesús es más que un terapeuta o que un filósofo, es transparencia de la acción misericordiosa de Dios hacia la humanidad.

La llegada del Reino, aún así, no es una imposición, sino una propuesta que necesita de la obertura de cada mujer y de cada mujer para hacerse visible en la historia. Por eso Jesús pide dos actitudes fundamentales: conversión y fe. Éstas provocan un giro absoluto de manera de pensar y vivir. Cada persona con quien Jesús se encuentre escojerá abrirse a su novedad o permanecer cerrado en sus seguridades individuales.

El relato posterior de la llamada a los discípulos es un ejemplo perfecto de adhesión libre al proyecto: «inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron.»

Begonya Palau

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información/

ACEPTAR
Aviso de cookies