¿Los jóvenes son realmente felices con sus vidas? ¿Los jóvenes descubren un sentido en su vida? ¿Trabajamos vocacionalmente o en clave de vocación?

Desde la experiencia pastoral y vital que uno tiene, descubro que hay jóvenes que buscan, jóvenes que se interrogan, jóvenes con ganas de conocer y de ser, jóvenes, en definitiva, que tienen sed de Dios.

Vivimos una sociedad en la que las grandes preguntas, y sobre todo, las grandes respuestas dan miedo, incomodan no están de moda. Vemos que el mundo no responde de igual manera y no escuchan la necesidad profunda de nuestra vida.

Quizás la Pastoral Vocacional no siempre ha sido la mejor, la más acertada, o la más efectiva. Quizás las propuestas no están planteadas desde su mirada, desde su punto de vista. Quizás las personas encargadas no son las más entrenadas, o no viven lo que estos jóvenes viven. Quizás,…

Nosotros, como educadores por tanto, tenemos una misión en esta situación social y pastoral: acompañar el proceso de descubrimiento del Plan de Dios en la vida de cada joven.

 

Esta semana hemos vivido una experiencia de comunidad con tres jóvenes que quieren plantearse una vida en clave de vocación. En esta experiencia los jóvenes han convivido con salesianos, rezando, comiendo y compartiendo la vida y el trabajo. Han conocido el testimonio de salesianas, salesianos, salesianos cooperadores. Se han formado acerca de qué significa vivir la vida en clave de vocación y han podido compartir sus miedos, inquietudes, experiencias y preguntas alrededor del tema, con gente que vive lo mismo que ellos, y con gente que ha vivido y ha pasado por estas situaciones y ha dado una respuesta concreta.

En esta experiencia, tenemos la suerte de que ha sido lo más positiva que podíamos encontrar:

  • Jóvenes que se preguntan, que buscan respuestas y sobre todo, se dejan acompañar.
  • Salesianos que abren su comunidad, su vida personal y revitalizan su opción y su carisma por lo religioso.
  • Una reflexión abierta acerca del tema y una vía de respuesta a la situación vocacional de jóvenes de nuestras casas.

A mí, me está dando de qué pensar la experiencia, me está haciendo reconfigurar, salir de mi zona de confort y plantearme seriamente qué es eso de la creatividad pastoral que Dios nos pide para responder a su plan con los jóvenes de nuestra Pastoral Juvenil.

Os invitamos a reflexionar con nosotros sobre la pastoral vocacional. ¿Descubres algún elemento que puedes aportar al respecto?

Equipo del Proyecto Rúa

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información/

ACEPTAR
Aviso de cookies