Mons. Pierre Claverie, OP, obispo de Oran, fue asesinado el 1 de agosto de 1996 y beatificado el pasado 8 de diciembre. El testimonio que ha dejado es de una vida entregada a ser presencia de Iglesia en Argelia y siempre buscando labrar lazos de unión entre razas y religiones.

Pero yo no soy nadie para glosar su figura, sólo espectadora-lectora de lo que dicen quienes le conocieron, en estos días he releído una frase suya que impacta y la he querido situar en mi vida diaria, ahora que se acerca Semana Santa. Es un trozo de una homilía, ahora considerada testamento espiritual.

“La Iglesia muere de no estar suficientemente cerca de la cruz de su Señor” dijo Mons. Claverie. No voy a irme por el camino fácil del análisis, ni por el camino que a muchos les encanta a la hora de radiografiar la Iglesia.

Simplemente la he llevado a mi vida y he visto cómo nos cuesta, cómo me cuesta, aceptar la cruz. Por muchos motivos. El dolor, el sufrimiento, el despojo, el desacomodarse nunca ha sido tarea simple; nuestra sociedad tiende a lo fácil, a lo rápido, a lo inmediato y el camino de cruz es largo, lento, con una cuesta, doloroso y a veces difícil de asumir.

Cuantas veces desearía las cosas de otra manera, según mi pensar; a veces, ni siquiera por interés propio, sino porque creo que realmente es lo mejor, pero las cosas no salen, no avanzan… y es que quizás hay que saber aportar algo a la cruz de Cristo. Pero en eso no pensamos. Nuestro camino de fe también se acomoda. Y nuestra aportación a la Iglesia se minimiza.

Señor dame tu paz para saber esperar, la fidelidad para permanecer y al final la alegría de estar junto a ti.

Gemma Morató

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información/

ACEPTAR
Aviso de cookies